aviso
Desde esta Asociación, por encima de todos los consejos, recomendamos no operarse debido a la gran cantidad de denuncias que nos llegan dentro de esta especialidad, al no ser que la operación tenga que ver con casos extremos, como accidentes o malformaciones de nacimiento, etc. 

Si decide operarse siga atentamente las siguientes recomendaciones y recuerde que una intervención por cirugía estética es un contrato de resultados (o sea que tiene que haber mejora después de la operación):

1.- Comprobar que la clínica a la que acude está legalizada, esto se lo pueden confirmar en la consejería de sanidad de  la comunidad donde se resida. Es muy importante comprobar que tiene UCI y equipo de reanimación para cualquier intervención. Esto es necesario ya que puede surgir una eventualidad grave y, con estos medios, se puede solventar.

 2.-  Conocer si el cirujano está especializado, esto se puede saber llamando a la sociedad de cirugía plástica reparadora y estética.Los colegios de médicos no sirven para esta información ya que el estar colegiado no es sinónimo de especialidad.

3.- Cuando acudamos a una clínica nos debemos asegurar que nos atiende un especialista y no una comercial que lo que hará es convencernos de la operación, sin tener la calificación para aconsejarnos.

4.-  Si al final decidimos intervenirnos, no firmaremos ningún documento que nos diga que asumamos riesgos como la muerte, las infecciones, etc., nos darán una copia antes de firmarlo y cuando los hagamos pondrá lo que nos van a realizar como: nombres del equipo que va a intervenir, productos que nos van a poner marcas, garantías numero de lote fabricante, registro sanitario, etc.

5.- Pedir por escrito los resultados que con la intervención vamos a obtener después de la intervención, no olvidemos que es un contrato de resultados.

6.- No pagar la intervención completa antes de su realización si damos un adelanto solicitar factura.

7.- Exigir fotos de antes y después, son tuya las pagas y un informe y el expediente de la intervención.

8.-  Tener derecho a mejorar el aspecto físico no significa perder la vida o quedar peor que estábamos antes de la operación, esto no se debe asumir ¡¡jamás!!

9.-  Es importante conocer las graves consecuencias que se pueden derivar si una intervención de estética fracasa.

10.- Siempre se debe exigir un presupuesto cerrado y desglosado, gastos de clínica intervención, materiales, etc, ya que en ningún caso puede superar lo que se pague por encima del presupuesto firmado por el medico, no se pagara ¡nunca ni al contado si hay una factura inmediata al pago, ni con cheque al portador.

11.- ¡jamás!  someterse a una intervención ni en peluquería o habitáculos, siempre en hospital o clínica reconocida y en un quirófano.

ALERTA: Cuidado con el láser, debe ser realizado por un dermatólogo, nunca por una esteticista, ya que puede provocar quemaduras, por ello debe haber un estudio previo de la piel que se va a tratar.

ALERTA: Con la silicona líquida  (Biopolímeros) utilizada para la eliminación de arrugas prohibida y que puede crear graves consecuencias.

ALERTA: Con las prótesis de mama o de cualquiera que nos vayan a implantar  deben tener garantía, y esta os la deben dar por escrito.

Estos consejos van encaminados a salvaguardar la integridad física y lo más importante: LA VIDA de las personas que se someten a este tipo de intervenciones.  

Lo que hay que saber antes de someterse a una intervención de cirugía estética

Hoy día, ingresar en un quirófano para mejorar la imagen corporal podría considerarse una intervención de rutina. Sin embargo, el ansia por lucir mejor no debe hacer olvidar al interesado una serie de precauciones fundamentales tales como el exhaustivo conocimiento de los riesgos y beneficios posibles, la acertada elección del profesional y una sincera autoevaluación sobre los motivos que llevan a tomar la decisión.

La cirugía estética no sólo tiene como finalidad el embellecimiento físico de una persona, sino especialmente la posibilidad de proporcionarle una imagen más adecuada y positiva, mejorando su autoestima y, por lo tanto, su calidad de vida. No existe ninguna razón por la que uno deba exponerse a una operación, por menos invasiva que parezca, sin tener plena confianza en el especialista que la realizará, total conocimiento de los procedimientos que utilizará y sus potenciales consecuencias.

Todos los pacientes tienen derecho a que les expliquen los detalles de la cirugía, posibles riesgos y complicaciones, ventajas y desventajas de determinadas técnicas para poder hacer un balance costo/beneficio en el momento de tomar la decisión. Existe mucha información, a veces en exceso y sin parámetros éticos, que invade las revistas y programas de TV.

Laboratorios de cirugía estética en programas de alta audiencia o incursiones periodísticas de médicos que confunden la información con publicidad o la fama con el prestigio, presentan esta especialidad como frívola.

Cuidado con lo que se firma. Se están haciendo firmar consentimientos a las personas que acuden a intervenirse de cirugía estética, absolutamente ilegales e irregulares, una tomadura de pelo realizado para perjuicio único del paciente, donde el cirujano y equipo médico no se responsabiliza de nada. VER ARTICULO

Una decisión responsable. En primer lugar, la persona debe estar emocionalmente estable, no depositar falsas expectativas en la operación (tales como recuperar una pareja, o tener más éxito laboral o en las relaciones interpersonales) y estar preparada para afrontar el cambio de imagen posterior a la operación.

El cirujano plástico debe, en la entrevista, saber descubrir aspectos psicológicos ocultos por el paciente y que puedan tener influencia en la buena evolución de una cirugía estética. Un paciente que se encuentra en un estado de depresión no está en condiciones de ser operado. El cirujano no es un mago, sólo puede mejorar las formas físicas, no los problemas familiares o sentimentales.

También es importante tener el consenso favorable de la familia del paciente para que lo acompañen adecuadamente, de lo contrario no compartirán la alegría de un buen resultado ni lo apoyarán en el caso de que surgiera algún inconveniente.

En busca del profesional idóneo. Esta tarea fundamental demanda tiempo y criterio para no tomar decisiones apresuradas de las que uno se pueda arrepentir más tarde. Es recomendable consultar a tres especialistas para poder comparar y elegir el mejor.

Lo ideal es recurrir a un cirujano plástico, aunque existan otros profesionales que se postulen como capaces de efectuar la intervención -dermatólogos, oftalmólogos, cosmetólogos- y que tenga una amplia trayectoria en el campo de la cirugía estética.

El arte de la cirugía estética, que por lo general se concreta en personas sanas que desean mejorar su aspecto, requiere entrenamiento y criterio que sólo lo da la especialidad y el talento. Lo más difícil en la consulta es saber decir no y el paciente debe jerarquizar, reconocer y aceptar esa decisión del cirujano plástico. Es importante valorar al profesional que claramente antepone su creencia al lucro.

Es aconsejable verificar la titulación del profesional, asesorarse en colegios de médicos. Existen algunas preguntas que no tienen porqué incomodar al especialista, tales como dónde, cómo y con cuáles maestros se formó, cuántas operaciones de este tipo ha hecho y en qué hospital las realiza.

En la consulta. La primera entrevista nunca debería durar menos de treinta minutos. Un buen profesional se tomará su tiempo para escuchar al paciente con atención, observarlo, evaluar sus expectativas y explicarle sin escatimar detalles los riesgos y beneficios que se pueden esperar de la intervención. Desconfíe de las explicaciones simplistas. Pueden ocultar información de una forma deliberada.

El cirujano jamás debe tratar de entusiasmar al paciente, sino que debe informarlo de la manera más objetiva posible. Las personas acuden al cirujano plástico con cierta dosis de idealización sobre la magia del cirujano. Pero éste debe tratar de no alimentar esas fantasías pues no son realistas.

El paciente debe abandonar la consulta libre de toda duda, aunque crea que sus preguntas parezcan tontas o insistentes: descripción del procedimiento, riesgos a asumir, tipo de anestesia utilizada, duración de la operación, características del postoperatorio…….

Debe considerarse una práctica obligada que toda información que brinda el cirujano en la consulta, especialmente referida a riesgos y posibles complicaciones, sean realizadas por escrito, leídas detenidamente por el paciente en lo que se denomina consentimiento informado.

lupa Pistas para reconocer a un cirujano plástico de fiar

Sólo los cirujanos plásticos están avalados oficialmente para la realización de cirugía estética, sin perjuicio de que otros médicos dentro de su especialidad puedan realizarla, pero solo dentro de su especialidad”

Pages: 1 2