Consejos en Cirugía Estética


Desde esta Asociación, por encima de todos los consejos, recomendamos no operarse debido a la gran cantidad de denuncias que nos llegan dentro de esta especialidad, al no ser que la operación tenga que ver con casos extremos, como accidentes o malformaciones de nacimiento, etc. Si decide operarse siga atentamente las siguientes recomendaciones y recuerde que una intervención por cirugía estética es un contrato de resultados (o sea que tiene que haber mejora después de la operación):

1.- Comprobar  que la clínica  a la que  acude está legalizada esto se lo pueden confirmar en la consejería de sanidad de  la comunidad donde se resida. Es muy importante comprobar que tiene  UCI y equipo de reanimación  para cualquier intervención esto es necesario ya que puede surgir una eventualidad grave  y con  estos medios se puede solventar.

 2.-  Conocer si el cirujano está especializado, esto se puede saber llamando a la sociedad de cirugía plástica reparadora y estética, los colegios de médicos no  sirven para esta información ya que el estar colegiado no es sinónimo de especialidad.

3.- Cuando acudamos a una clínica nos debemos asegurar que nos atiende un especialista y no una comercial  que lo que hará es convencernos de la operación  sin tener la calificación para aconsejarnos.

4.-  Si al final decidimos intervenirnos no firmaremos ningún documento  que nos  diga que asumamos riesgos  como la muerte las infecciones etc., nos darán una copia  antes de firmarlo y cuando los hagamos  pondrá  lo que nos van a realizar como: nombres del equipo que va a intervenir, productos que nos van a poner marcas, garantías numero de lote fabricante, registro sanitario etc.

5.- Pedir por escrito los resultados que con la intervención vamos a obtener  después de la intervención, no olvidemos que es un contrato de resultados.

6.- No pagar la intervención completa antes de su realización si damos un adelanto solicitar factura.

7.- Exigir fotos de antes y después, son tuya las pagas  y un informe y el expediente  de la intervención.

8.-  Tener derecho a mejorar el aspecto físico  no significa perder la vida o quedar peor que estábamos antes de la operación, esto no se debe asumir ¡¡jamás!!

9.-  Es importante conocer  las graves consecuencias que se pueden derivar si una intervención  de estética fracasa.

10.- siempre se debe exigir un presupuesto cerrado y desglosado, gastos de clínica intervención, materiales, etc, ya que en ninguna caso puede superar lo que se pague por encima del presupuesto firmado por el medico, no se pagara ¡nunca ni al contado si hay una factura inmediata al pago, ni con cheque al portador.

11.- ¡jamás!  someterse  a una intervención ni en peluquería o habitáculos, siempre en hospital o clínica reconocida y en un quirófano.

ALERTA: Cuidado con el láser, debe ser realizado por un dermatólogo, nunca por una esteticista, ya que puede provocar quemaduras, por ello debe haber un estudio previo de la piel que se va a tratar.

ALERTA: Con la silicona liquida  (Biopolímeros) utilizada para la eliminación de arrugas prohibida y que puede crear graves consecuencias.

ALERTA: Con las prótesis de mama o de cualquiera que nos vayan a implantar  deben tener garantía, y esta os la deben dar por escrito.

Estos consejos van encaminados a salvaguardar la integridad física y lo más importante: LA VIDA de las personas que se someten a este tipo de intervenciones.  
 

Lo que hay que saber antes de someterse a una intervención de cirugía estética

Hoy día, ingresar en un quirófano para mejorar la imagen corporal podría considerarse una intervención de rutina. Sin embargo, el ansia por lucir mejor no debe hacer olvidar al interesado una serie de precauciones fundamentales tales como el exhaustivo conocimiento de los riesgos y beneficios posibles, la acertada elección del profesional y una sincera autoevaluación sobre los motivos que llevan a tomar la decisión.

La cirugía estética no sólo tiene como finalidad el embellecimiento físico de una persona, sino especialmente la posibilidad de proporcionarle una imagen más adecuada y positiva, mejorando su autoestima y, por lo tanto, su calidad de vida.
No existe ninguna razón por la que uno deba exponerse a una operación, por menos invasiva que parezca, sin tener plena confianza en el especialista que la realizará, total conocimiento de los procedimientos que utilizará y sus potenciales consecuencias.

Todos los pacientes tienen derecho a que les expliquen los detalles de la cirugía, posibles riesgos y complicaciones, ventajas y desventajas de determinadas técnicas para poder hacer un balance costo/beneficio en el momento de tomar la decisión. Existe mucha información, a veces en exceso y sin parámetros éticos, que invade las revistas y programas de TV.

Laboratorios de cirugía estética en programas de alta audiencia o incursiones periodísticas de médicos que confunden la información con publicidad o la fama con el prestigio, presentan esta especialidad como frívola.

Una decisión responsable

En primer lugar, la persona debe estar emocionalmente estable, no depositar falsas expectativas en la operación (tales como recuperar una pareja, o tener más éxito laboral o en las relaciones interpersonales) y estar preparada para afrontar el cambio de imagen posterior a la operación.

El cirujano plástico debe en la entrevista saber descubrir aspectos psicológicos ocultos por el paciente y que puedan tener influencia en la buena evolución de una cirugía estética. Un paciente que se encuentra en un estado de depresión no está en condiciones de ser operado. El cirujano no es un mago, sólo puede mejorar las formas físicas, no los problemas familiares o sentimentales.

También es importante tener el consenso favorable de la familia del paciente para que lo acompañen adecuadamente, de lo contrario no compartirán la alegría de un buen resultado ni lo apoyarán en el caso de que surgiera algún inconveniente.

En busca del profesional idóneo

Esta tarea fundamental demanda tiempo y criterio para no tomar decisiones apresuradas de las que uno se pueda arrepentir más tarde. Es recomendable consultar a tres especialistas para poder comparar y elegir el mejor.

Lo ideal es recurrir a un cirujano plástico, aunque existan otros profesionales que se postulen como capaces de efectuar la intervención -dermatólogos, oftalmólogos, cosmetólogos- y que tenga una amplia trayectoria en el campo de la cirugía estética.

El arte de la cirugía estética, que por lo general se concreta en personas sanas que desean mejorar su aspecto, requiere entrenamiento y criterio que sólo lo da la especialidad y el talento. Lo más difícil en la consulta es saber decir no y el paciente debe jerarquizar, reconocer y aceptar esa decisión del cirujano plástico. Es importante valorar al profesional que claramente antepone su creencia al lucro.

Es aconsejable verificar la titulación del profesional, asesorarse en colegios de médicos. Existen algunas preguntas que no tienen porqué incomodar al especialista, tales como dónde, cómo y con cuáles maestros se formó, cuántas operaciones de este tipo ha hecho y en qué hospital las realiza.

En la consulta

La primera entrevista nunca debería durar menos de treinta minutos. Un buen profesional se tomará su tiempo para escuchar al paciente con atención, observarlo, evaluar sus expectativas y explicarle sin escatimar detalles los riesgos y beneficios que se pueden esperar de la intervención. Desconfíe de las explicaciones simplistas. Pueden ocultar información de una forma deliberada.

El cirujano jamás debe tratar de entusiasmar al paciente, sino que debe informarlo de la manera más objetiva posible. Las personas acuden al cirujano plástico con cierta dosis de idealización sobre la magia del cirujano. Pero éste debe tratar de no alimentar esas fantasías pues no son realistas.

El paciente debe abandonar la consulta libre de toda duda, aunque crea que sus preguntas parezcan tontas o insistentes: descripción del procedimiento, riesgos a asumir, tipo de anestesia utilizada, duración de la operación, características del postoperatorio…….

Debe considerarse una práctica obligada que toda información que brinda el cirujano en la consulta, especialmente referida a riesgos y posibles complicaciones, sean realizadas por escrito, leídas detenidamente por el paciente en lo que se denomina consentimiento informado


 


Pistas para reconocer a un cirujano plástico de fiar


Consejos para evitar una Hepatitis C


No firmar consentimiento alguno en pruebas o intervención que contenga como riesgo “normal” el contagio.

Si van a someterle a una prueba con materiales ¡nunca! deben estar sin envase protector, que deberá ser abierta delante del paciente.

El paciente no permitirá ser sometido a exámenes sin que el médico o enfermero/a tenga guantes de protección.

Si la sala donde se va a realizar la prueba no reuniera las mínimas condiciones de limpieza (sábanas, materiales sin precinto, etc.) exigiremos el cambio del material.

Si el paciente se encuentra bajo tratamiento de diálisis, de quimioterapia o similares exigirá copia de todos los controles sanguíneos que se le realicen.

Si después de una intervención en alguna de las revisiones las transaminasas aparecieran altas, exigiremos una serología, prueba específica para conocer si estamos infectados. El tratamiento inmediato cura la enfermedad.

No debemos permitir que se nos trate de manera conjunta con otros pacientes. Los tratamientos serán personalizados.

En el caso de que se nos suministre algún tipo de fármaco “sospechoso”, solicitaremos: nombre del laboratorio, número de lote y registro sanitario.

Si el paciente necesita una transfusión de sangre solicitaremos: nombre del donante, número de envase que se pondrá al paciente y desecharemos las unidades de sangres con altos niveles de enzimas hepáticas.

10º Por último, debemos saber que los materiales no son reutilizables por lo que requeriremos que sean desechados en nuestra presencia, ya que nosotros mismos sin saberlo podemos ser portadores de la enfermedad.  


Se recomienda el uso de preservativo para las relaciones sexuales durante períodos menstruales, si existen heridas o erosiones en los genitales o múltiples parejas. No obstante, debe conocerse el bajo riesgo de contagio por vía sexual pero posible.

No deben compartirse instrumentos cortantes o que puedan producir lesiones (hojas de afeitar, tijeras o limas de uñas, equipos de depilación, cepillos de dientes, etc.)

En caso de corte o herida en la piel, se debe realizar desinfección y cubrir la herida lo más pronto posible.

Los útiles de comida (cubiertos, vasos, platos, etc.) no precisan desinfección, no son un factor de riesgo conocido.

Cuando se utilicen agujas o instrumentos debe hacerse cuidadosamente como ocurre genéricamente con este tipo de instrumentos.

Los besos y abrazos entre los miembros de la familia y amigos no transmiten la infección.

El virus de la hepatitis C se transmite fundamentalmente por vía parental, no se deben compartir jeringas.

No existe ninguna evidencia para justificar la exclusión de niños o adultos con hepatitis crónica C para participar en todas las actividades sociales, educativas y laborales de una forma normal.

El embarazo no es un contraindicación en las mujeres con hepatitis crónica C. La transmisión perinatal es rara (menos del 6%). Tampoco se incrementa con la lactancia, aunque si los pezones están agrietados o sangran no es recomendable la lactancia.

10º Si es usted portador del virus y va a ser atendido por médico, dentista, acupuntor, etc., o va a extraerse sangre o ponerse inyecciones, es conveniente comunicar su estado de portador a fin de que se adopten las medidas oportunas y que son de obligada aplicación.

11º Si es portador debe saber también que no puede donar sangre ni semen, pero puede comer de todo, evitando el sobrepeso y el consumo de alcohol.

12º El usuario de la sanidad, tanto pública como privada, debe saber y exigir que cierto material e instrumental médico-quirúrgico sea estéril y no reutilizable: así, entre otros, cabe señalar los siguientes:

a)    Material que estará en contacto con la sangre:

-         Equipos y/o dispositivos para transfusión y contenedores de sangre.

-         Equipos y/o dispositivos para pulmón y/o corazón.

-         Equipos y/o dispositivos para hemodiálisis.

-         Catéteres.

-         Agujas para inyección y cánulas intravenosas. 

b)    Material utilizado para la administración de fluidos siempre que esté o vaya a estar en contacto con ellos: 

-         Equipos y/o dispositivos para soluciones parenterales.

-         Equipos y/o dispositivos para irrigaciones.

-         Equipos y/o dispositivos para diálisis peritoneal.

-         Equipos y/o dispositivos para nutrición parenteral.

-         Jeringuillas. 

c)     Dispositivos utilizados para anestesia o respiración: 

-         Agujas para punción espinal.

-         Tubos endotraqueales.

-         Tubos para traqueotomía.

-         Equipos y sistemas para anestesia epidural. 

d)    Dispositivos empleados para drenajes y/o succión: 

-         Sondas.

-         Equipos y útiles para drenajes quirúrgicos. 

e)     Materiales de sutura.

f)      Implantes clínicos, apósitos y material de cura.

g)    Implantes ginecológicos, etc.


1º Personas que hayan recibido o tengan que recibir un transfusión de sangre o derivados.

Usuarios de drogas por vía venosa. Este subgrupo de pacientes tiene un alto de padecer una infección de hepatitis C. Algunos estudios demuestran que hasta el 80-90% de estos sujetos son portadores de dicha infección. Además, existen pacientes coinfectados por la hepatitis C y por el virus del SIDA. Una de las infecciones puede favorecer la adquisición de la otra.

3º Portadores de tatuajes: los tatuajes y los piercing son un vehículo de transmisión de la infección. Cuando se realizan en lugares que no cuentan con las medidas de higiene exigida (uso de aguja única por cada individuo, desechables, esterilización adecuada de los materiales, etc.) las posibilidades de contagio son muy elevadas. En los últimos años, este problema se ha incrementado por la difusión que han tenido estas técnicas entre la población más joven.

4º Personas que ha recibido inyecciones con jeringas o agujas no desechables.

5º Antecedentes de intervenciones quirúrgicas, sobre todo en los supuestos de cirugía menor.

Personal sanitario: El riesgo aumenta al tener más posibilidades de contacto con pacientes infectados, algo que ocurre especialmente en las intervenciones quirúrgicas, colocación de catéteres, extracciones de sangre, etc.



Consejos de Urgencias


Los servicios de urgencias son visitados habitualmente por un 80% de pacientes a los que su problema podría ser resuelto en un centro de salud en el servicio de urgencias, el único problema es que estos no están dotados ni de material técnico ni humano y provoca el colapso que existe en la actualidad. Por eso, queremos dar los siguientes “consejos”:

1º.     Si es necesario llamar a una ambulancia para acudir a un hospital y es un problema de gravedad, no debemos esperar más de 15 minutos, en caso contrario avisar a la policía para que traslade al paciente y al llegar al hospital dejar una reclamación por escrito.
Si desgraciadamente el paciente falleciese durante la espera, debemos acudir al juzgado de guardia y presentar una denuncia por denegación de asistencia.

2º.     Debemos conocer que un familiar tiene derecho a entrar con el paciente cuando se trata de un anciano, un niño o un discapacitado.

3º.     Es obligatorio por parte del servicio dar información continuada del estado del paciente y las pruebas que se le están realizando.

4º.     Si después de ser valorado se remite al paciente a casa y la sensación es de no estar en condiciones de hacerlo, habrá que dejar un escrito con nuestra disconformidad del alta.

5º.     Si hay que volver más de una vez al servicio de urgencias por el mismo motivo, no dejar nunca el informe de la anterior visita, ya que en caso de denuncia puede ser nuestra prueba. En su defecto, dejar una copia.

6º.     No debemos salir del servicio de urgencias sin un informe que recoja todo lo acontecido durante nuestra instancia y firmado con nombre legible, apellidos y nº de colegiado, de quien nos haya atendido.

7º.     Los pacientes deben ser atendidos por la gravedad y no por el orden de llegada y debemos ser valorados siempre por un médico y no por un ATS.

8º.     Si el paciente fallece de forma repentina, sin causa justificada, debemos solicitar en el juzgado de guardia una autopsia judicial para determinar las causas de la muerte, teniendo el derecho a ver al paciente inmediatamente después de comunicarnos el fallecimiento.


PRÓLOGO

Este manual no pretende ir contra nada ni contra nadie, sólo tiene una única intención, que nadie se sienta desinformado o indefenso. Si con nuestra información conseguimos evitar una sola muerte o incapacidad nos sentiremos satisfechos.
Debemos saber que un médico, no puede hacer nunca más daño del que intenta reparar (palabras de su propio deontológico). Al acudir a cualquier servicio sanitario debemos hacerlo con educación y respeto, algo que debemos exigir para nosotros.
Tu derecho a denunciar para que no se rían de tu dolor y tu deber para que no vuelva a repetirse.
El derecho a la vida y a la salud nadie tiene derecho a violarlo.

 

Carmen Flores (Presidenta).  


El enfermo psiquiátrico es quizás uno de los más indefensos en la Sanidad. Se le maltrata, se le humilla y se violan sus derechos fundamentales. Por ello realizamos un apartado especial y tratar de que este tipo de pacientes sean tratados como personas que son. Se aconseja:

1. Que la clínica u hospital reúnan todas las condiciones sanitarias exigidas (limpieza, adecuación de las habitaciones con servicios, control de número de pacientes por habitación y organización de los mismos por patología, personal sanitario suficiente y cualificado).

2. Desde el primer día de ingreso del paciente se tiene derecho a visita.

3. El enfermos nunca debe estar atado, ni desnudo o en condiciones infrahumanas. Si ocurre así denunciar de inmediato. Existe medicación y otras fórmulas para que lo anterior no sea necesario.

4. Si se es conocedor de abusos sexuales a este tipo de pacientes no se debe callarlo. Se debe poner en conocimiento en la dirección del hospital y denunciarlo judicialmente.

5. Si el enfermo es maltratado por el personal sanitario se debe iniciar una reclamación contra él.

6. Si el paciente sufre una patología agresiva y se le da de alta se debe dejar por escrito que cualquier problema suscitado a la salida es responsabilidad del hospital.

7. Si el paciente muere repentinamente sin causa bien justificada, debemos solicitar al juzgado de guardia la autopsia judicial antes de que nadie toque al fallecido.

8. Cualquier tratamiento o terapia debe ser consentida por el enfermo si está capacitado o, en su defecto, por un familiar allegado. Poner en conocimiento por escrito.



Consejos de Odontología y Estomatología


1º. Comprobar que la clínica a la que se acude está legalizada.

2º. Solicitar por escrito diagnóstico, pronóstico y presupuesto del tratamiento y compararlo con, al menos, otra opinión y presupuesto y por supuesto solicitar en caso de necesitar cualquier implante o dentadura postiza solicitar la factura del protésico así como el material con que nos van a realizar dicha dentadura, dándonos por escrito que el material utilizado no nos va a causar ninguna contraindicación

3º. Se han dado casos en que el odontólogo ha decidido retirar material cuya retirada no solicitó el enfermo. No firmar nada que no entienda, ya que su firma puede estar autorizando procedimientos o tratamientos contrarios a su voluntad y perder todo derecho a reclamar.

4º. En el caso, bastante habitual, de pagar el tratamiento poco a poco, exigir siempre la factura de cada pago.

5º. Comprobar que el médico esté colegiado en el Colegio de Odontólogos de su ciudad.

6º. Cuando le vayan a dar de alta exija todas las pruebas que le hayan realizado durante el tratamiento.

7º. Si por cualquier circunstancia, el médico le negara su historia podríamos solicitarla por vía Judicial.

8º. Si el trato recibido por un Dentista de la Seguridad Social no fuera el adecuado deje una reclamación por escrito en el Servicio de Atención al Paciente.

Un dentista es un médico sujeto a la Ley General de Sanidad y con la obligación de responder por sus actos como cualquier otro profesional de la medicina.

El NÍQUEL y las AMALGAMAS son perjudiciales para la salud

El problema que plantean los empastes compuestos de Amalgama de metales (mercurio, plata, cobre y zinc) es, precisamente, el componente del mercurio. Actualmente, es una realidad, y está absolutamente acreditado, que el mercurio es una sustancia venenosa y que, si penetra en el organismo, puede resultar lesivo. Es por ello que se está planteando su posible nocividad sobre la salud. Si puede, evite los empastes de mercurio y solicite otros materiales. 




Consejos de Lista de Espera


Este decálogo  va dirigido  a todo  paciente  que este   en lista de espera tanto quirúrgica como de especialidad o prueba diagnóstica.

Todo paciente que  está en lista de espera  y esta sea de más de tres meses para intervención un mes para el especialista  o para prueba diagnóstica está agravando  su  situación clínica.

Si las citas fueran calificadas de preferentes las citas no deben exceder de  7- 15 días, si fueran urgentes  citas de inmediato de 1-3 días, todo lo que exceda de ese tiempo es reclamable e incluso denunciable .

Si queremos evitar  que nuestra salud y vida este en grave riesgo seguiremos los siguientes consejos:

1.–Cuando el médico de cabecera nos  dé volante para el especialista, esta no excederá  de un mes, si el volante recoge preferente no excederá de 7-10 días, si fuera urgente la cita será inmediata 1-3 días.

Esta misma situación es  extensible al especialista, si nos diera volantes o remitiera a otro  especialista diferente.

2.-Si no es así se realizara un escrito  al centro de salud u hospital dejando constancia de que  a partir de la fecha   no es adelantada  la cita todo el agravamiento será de su responsabilidad.

3.-En el caso de preferente exactamente lo mismo  y si es urgente  si no es adelantada la cita inmediatamente, advertiremos que acudiremos a la sanidad privada con cargo a la administración, esto solo se hará  en caso de urgencia ya que de otra forma no nos reintegraran los gastos.

4.- Si necesitamos intervención quirúrgica  debemos solicitar lo siguiente:

a) Fecha en que nos ponen en lista de espera, tiempo previsible en que estaremos en ella.

b) Opinión del médico de el tiempo que el recomienda para la intervención.

c) Si la espera es para tratamiento o estudio 
 de diagnostico  la espera no debe superar los 2 meses de los contrario dejar constatación por escrito del posible agravamiento de la patología que aún se desconoce.

d) Si durante la espera para especialidad, prueba, intervención o diagnóstico ver las pruebas ya realizadas se denunciará
 este agravamiento primero por escrito a la consejería de sanidad y posteriormente en los tribunales.

5.-Si después  de espera  de más de un mes para patologías ya diagnosticadas como, cáncer, cardiología etc. será denunciado ante los tribunales por denegación de asistencia.

 6.- S i llevara  más de tres esperando  para intervenir en caso urgente como los arriba descritos, se puede acudir a la privada con gasto a la pública, pero hay que recordar que debe tratarse de  urgencia vital(es decir si no se opera se agravara  hasta poder perder la vida).

7.-Si estando en lista de espera se  realiza un preoperatorio, desde la realización la llamada para intervenir no debe exceder de un mes ya que de otro modo habrá que lo, hacer reclamación siempre por escrito.

8-.Si nos llamaran y ofertaran un hospital privado para intervenir y no estuviéramos de acuerdo, negarse por escrito  sin permitir que nos digan que nos pondrán el último  por la negativa.

9ª- Si nos intervienen  y nos dan el alta  sin estar en condiciones dejar por escrito la disconformidad...

10º- Si siguiendo estos consejos no eres escuchado o te mantienen en espera estando mal, te aconsejamos que nos llames o realices un relato de los que te está pasando para que podamos ayudarte a: defensora@telefonica.net con nombre dirección y teléfono.