decalogo hepatitisc

 No firmar consentimiento alguno en pruebas o intervención que contenga como riesgo “normal” el contagio.

 Si van a someterle a una prueba con materiales ¡nunca! deben estar sin envase protector, que deberá ser abierta delante del paciente.

 El paciente no permitirá ser sometido a exámenes sin que el médico o enfermero/a tenga guantes de protección.

 Si la sala donde se va a realizar la prueba no reuniera las mínimas condiciones de limpieza (sábanas, materiales sin precinto, etc.) exigiremos el cambio del material.

 Si el paciente se encuentra bajo tratamiento de diálisis, de quimioterapia o similares exigirá copia de todos los controles sanguíneos que se le realicen.

 Si después de una intervención en alguna de las revisiones las transaminasas aparecieran altas, exigiremos una serología, prueba específica para conocer si estamos infectados. El tratamiento inmediato cura la enfermedad.

 No debemos permitir que se nos trate de manera conjunta con otros pacientes. Los tratamientos serán personalizados.

 En el caso de que se nos suministre algún tipo de fármaco “sospechoso”, solicitaremos: nombre del laboratorio, número de lote y registro sanitario.

9º Si el paciente necesita una transfusión de sangre solicitaremos: nombre del donante, número de envase que se pondrá al paciente y desecharemos las unidades de sangres con altos niveles de enzimas hepáticas.

10º Por último, debemos saber que los materiales no son reutilizables por lo que requeriremos que sean desechados en nuestra presencia, ya que nosotros mismos sin saberlo podemos ser portadores de la enfermedad.

recomendacionesparaevitarhepatitis

 Se recomienda el uso de preservativo para las relaciones sexuales durante períodos menstruales, si existen heridas o erosiones en los genitales o múltiples parejas. No obstante, debe conocerse el bajo riesgo de contagio por vía sexual pero posible.

 No deben compartirse instrumentos cortantes o que puedan producir lesiones (hojas de afeitar, tijeras o limas de uñas, equipos de depilación, cepillos de dientes, etc.)

 En caso de corte o herida en la piel, se debe realizar desinfección y cubrir la herida lo más pronto posible.

 Los útiles de comida (cubiertos, vasos, platos, etc.) no precisan desinfección, no son un factor de riesgo conocido.

 Cuando se utilicen agujas o instrumentos debe hacerse cuidadosamente como ocurre genéricamente con este tipo de instrumentos.

 Los besos y abrazos entre los miembros de la familia y amigos no transmiten la infección.

 El virus de la hepatitis C se transmite fundamentalmente por vía parental, no se deben compartir jeringas.

 No existe ninguna evidencia para justificar la exclusión de niños o adultos con hepatitis crónica C para participar en todas las actividades sociales, educativas y laborales de una forma normal.

 El embarazo no es un contraindicación en las mujeres con hepatitis crónica C. La transmisión perinatal es rara (menos del 6%). Tampoco se incrementa con la lactancia, aunque si los pezones están agrietados o sangran no es recomendable la lactancia.

10º Si es usted portador del virus y va a ser atendido por médico, dentista, acupuntor, etc., o va a extraerse sangre o ponerse inyecciones, es conveniente comunicar su estado de portador a fin de que se adopten las medidas oportunas y que son de obligada aplicación.

11º Si es portador debe saber también que no puede donar sangre ni semen, pero puede comer de todo, evitando el sobrepeso y el consumo de alcohol.

12º El usuario de la sanidad, tanto pública como privada, debe saber y exigir que cierto material e instrumental médico-quirúrgico sea estéril y no reutilizable: así, entre otros, cabe señalar los siguientes:

a)    Material que estará en contacto con la sangre:

    • Equipos y/o dispositivos para pulmón y/o corazón.
    • Equipos y/o dispositivos para transfusión y contenedores de sangre.
    • Equipos y/o dispositivos para hemodiálisis.
    • Catéteres.
    • Agujas para inyección y cánulas intravenosas.

b)    Material utilizado para la administración de fluidos siempre que esté o vaya a estar en contacto con ellos: 

    • Equipos y/o dispositivos para soluciones parenterales.
    • Equipos y/o dispositivos para irrigaciones.
    • Equipos y/o dispositivos para diálisis peritoneal.
    • Equipos y/o dispositivos para nutrición parenteral.
    • Jeringuillas.

c)     Dispositivos utilizados para anestesia o respiración: 

    • Agujas para punción espinal.
    • Tubos endotraqueales.
    • Tubos para traqueotomía.
    • Equipos y sistemas para anestesia epidural.

d)    Dispositivos empleados para drenajes y/o succión: 

    •  Sondas.
    • Equipos y útiles para drenajes quirúrgicos.

          Materiales de sutura.

        Implantes clínicos, apósitos y material de cura.

        Implantes ginecológicos, etc.

personasquetienenmasriesgohepatitis

– Personas que hayan recibido o tengan que recibir un transfusión de sangre o derivados.

– Usuarios de drogas por vía venosa. Este subgrupo de pacientes tiene un alto de padecer una infección de hepatitis C. Algunos estudios demuestran que hasta el 80-90% de estos sujetos son portadores de dicha infección. Además, existen pacientes coinfectados por la hepatitis C y por el virus del SIDA. Una de las infecciones puede favorecer la adquisición de la otra.

– Portadores de tatuajes: los tatuajes y los piercing son un vehículo de transmisión de la infección. Cuando se realizan en lugares que no cuentan con las medidas de higiene exigida (uso de aguja única por cada individuo, desechables, esterilización adecuada de los materiales, etc.) las posibilidades de contagio son muy elevadas. En los últimos años, este problema se ha incrementado por la difusión que han tenido estas técnicas entre la población más joven.

– Personas que ha recibido inyecciones con jeringas o agujas no desechables.

– Antecedentes de intervenciones quirúrgicas, sobre todo en los supuestos de cirugía menor.

– Personal sanitario: El riesgo aumenta al tener más posibilidades de contacto con pacientes infectados, algo que ocurre especialmente en las intervenciones quirúrgicas, colocación de catéteres, extracciones de sangre, etc.

hepatitis c