Consejo a los que entiendan que crean que han sufrido una negligencia médico-sanitaria, poner de forma inmediata una reclamación ante la Consejería de Sanidad de la Comunidad Autónoma o bien en atención al paciente del Hospital o Centro Sanitario de forma presencial pidiendo daños y perjuicios por los daños ocasionados, con copia sellada de haberlo entregado y que guardaremos.

Este consejo es por la actitud que están tomando algunos tribunales que, por no diligenciar negligencias ¿amparar a las administraciones y médicos?, alegan fuera de plazo en la fecha de poner la denuncia haciendo un daño añadido al que ya ha sufrido la víctima ¿Discriminación en comparación a las víctimas de la privada?, entendemos que ¡¡SI!!.

Para muestra basta un botón a continuación de la parte de una sentencia, manifiestamente injusta y equivocada. Quizás con estas actitudes nos obliguen a reclamar antes de ir al médico ¡¡por si acaso!!.

“Aún como fecha más favorable a la actora, se puede considerar a efectos del cómputo del plazo de prescripción y fecha de determinación de los daños cuya indemnización se pretenden, tras la realización de la mastectomía radical y sin evidencia de enfermedad, el día 9 de abril de 2010, que es cuando, concluye el tratamiento de radioterapia adyuvante; estando ya presentes las importantes limitaciones en la movilidad del brazo y del hombro derechos; y sin que altere esta determinación las posteriores complicaciones previsibles que surgieron de linfedema, muy frecuentes en las intervenciones de mastectomía con tratamiento de radioterapia, como se indicó por el perito doctor Flores en el acto de la comparecencia para práctica de pruebas (el linfedema se ocasiona por la extracción de ganglios linfáticos del área de la axila), ni el trastorno psiquiátrico que presentó la paciente “trastorno adaptativo” muy frecuente también tras las intervenciones de mastectomía, como expuso el doctor Velasco en la comparecencia (enfermedad que carece de constatación en el expediente administrativo y solo se documenta con los dos volantes de medicación de la Unidad de Salud Mental de fechas 27 de abril de 2011 y 30 de enero de 2012 que acompañan a la demanda). Tampoco afecta el tratamiento posterior de hormonoterapia por cinco años de la paciente ya se considere curativo o para tratar de frenar la enfermedad.

En resumen, resulta aplicable la doctrina jurisprudencial ya reseñada acerca de que ni el reconocimiento sobrevenido de las secuelas laborales ni de Seguridad Social de las resoluciones administrativas de minusvalía e incapacidad, ni los padecimientos que derivan de la enfermedad, susceptibles de evolucionar en el tiempo, ni en fin los tratamientos paliativos ulteriores o encaminados a obtener una mejor calidad de vida a evitar eventuales complicaciones en la salud o a obstaculizar la progresión de la enfermedad, alteran el momento de determinación de tales lesiones y secuelas, y que no puede entenderse ilimitadamente abierto el plazo de reclamación a resultas de las sucesivas visitas de control que no responden a la agravación o aparición de padecimientos distintos de los previstos al establecerse el alcance de los mismos y sus secuelas, pues, “en otro caso se dejaría al arbitrio del interesado el establecimiento del plazo de reclamación, lo que no responde a las previsiones del legislador al sujetar el ejercicio de la acción a esa exigencia temporal”; razones todas ellas que se determina la íntegra desestimación de la demanda.”