profile="http://gmpg.org/xfn/11"> Justicia para lo afectados de la Talidomida (UNETE) - Asociación el Defensor del Paciente - Negligencia Médica : Asociación el Defensor del Paciente – Negligencia Médica

Después de  años peleando por los derechos de las víctimas de Talidomida de España, que a la postre habrán de ser los de todos los españoles

 Afectados por la Talidomina  no quieren rendirse y no se van a rendir

Resultado de imagen de talidomida unete

Miles de personas, populares y anónimas, se han unido a una campaña en redes sociales de apoyo a las víctimas de la talidomida, el fármaco que provocó miles de muertes y malformaciones en recién nacidos y cuyos afectados españoles se han quedado sin ningún tipo de indemnización después de que el Tribunal Supremo declarase prescritos los hechos.

Para apoyar a este colectivo, una iniciativa surgida en Twitter y Facebook pide a los usuarios que dibujen una T con sus manos (T de Talidomida y también el gesto del ‘tiempo muerto’) para “dejar constancia de que para estos afectados el tiempo corre en contra, ya que muchos de ellos han muerto en los últimos años esperando algún tipo de reparación que por el momento parece lejos de llegar”, aseguran los responsables de la iniciativa.

La iniciativa ha contado con una gran aceptación popular y ha estado respaldada por destacadas personalidades, como el grupo de pop Second, así como el periodista Alfonso Merlos, el humorista Quique Peinado o el Real Murcia Club de Fútbol, que han solicitado a todos sus seguidores que se unan a la iniciativa. 

 
 
 

Breve historia de la talidomida

La talidomida (N-[2,6-dioxo-3-piperidil]ftalimida) fue sintetizada en 1953 por Wilhem Kunz en los laboratorios Chemie Grünenthal de Alemania. Sus propiedades sedantes e hipnóticas convirtieron tempranamente este fármaco en una buena alternativa a los barbitúricos. Cuatro años más tarde, en 1957, se autorizó su venta para el tratamiento sintomático de las náuseas y los vómitos durante el embarazo en Alemania, Canadá e Inglaterra. Inmediatamente después se exportó con más de 80 nombres comerciales a 50 países, con excepción de Francia y Estados Unidos, donde no se autorizó con esta indicación por la detección de neuropatía periférica como efecto indeseable

En 1959, la talidomida fue comercializada en España formando parte de los principios activos que componían 6 medicamentos: Imidan®, Varilal®, GlutoNaftil®, Softenon®, Noctosediv®, Enero-Sediv® (comprimidos y suspensión). Estos fueron distribuidos por las empresas farmacéuticas Pevya (actualmente UCB Pharma), Medinsa (representante de Chemie Grünenthal) y Farmacobiológicos Nessa.En 1956 se documentó el primer caso aislado de focomelia tras la exposición a talidomida y en los 5 años posteriores se registraron en todo el mundo aproximadamente 3.000 dismelias, malformaciones congénitas extremadamente infrecuentes en los miembros, tales como amelia (ausencia de todo el miembro), focomelia (pérdida o acortamiento grave de los elementos proximales) y ausencia/hipoplasia del pulgar o los dedos, entre otros.Sin embargo, no fue hasta principios de la década de los años sesenta cuando paralelamente McBride, un obstetra australiano, y Lenz, un pediatra y genetista alemán, descubrieron y denunciaron las anomalías congénitas detectadas en 2 series de recién nacidos cuyas madres habían sido tratadas con talidomida durante el embarazo. En 1961, tras la publicación de la carta de Lenz sobre la capacidad teratógena de la talidomida en la revista Lancet; esta fue retirada inicialmente del mercado alemán por Grünenthal y progresivamente en todo el mundo (1961-1962), siendo España uno de los últimos países en prohibirla oficialmente, en enero de 1963.Durante esos años, se detectó un aumento progresivo de casos de malformaciones congénitas, con una mortalidad del 40% durante el primer año de vida, que no se limitaban exclusivamente a la afectación de las extremidades, sino que se asociaban también a alteraciones cardíacas, renales, digestivas, oftálmicas y auditivas. Posteriormente, se estableció que el periodo sensible al efecto de la talidomida en el desarrollo embrionario estaba entre los días 20 y 36 después de la fertilización (34-50 días después del último ciclo menstrual)

Aunque la cifra de afectados a nivel mundial no se conoce con exactitud, se ha estimado la existencia de más de 10.000 recién nacidos con malformaciones durante el periodo de comercialización de la talidomida.