profile="http://gmpg.org/xfn/11"> Testimonios / Casos : Asociación el Defensor del Paciente – Negligencia Médica

carta-iconoEstimada Carmen: Le agradezco de antemano el tiempo que le va a dedicar a leer nuestra desgraciada historia. Nuestra madre Pérez tuvo un accidente doméstico, se cayó en la cocina y se golpeó en la cabeza, por tanto la llevamos de urgencia al Hospital Costa del Sol. Los médicos le dieron de alta inmediatamente y la citaron con el otorrino al siguiente día. Los enfermeros nos ayudaron a montarla en el coche para llevarla de vuelta a casa. Al siguiente día, la volvimos a llevar al otorrino en el mismo hospital, la miró por encima y asegurándonos que estaba bien, le dio  el alta con relajantes y medicada. Los enfermeros nos la volvieron a montar en el coche, la volvimos a llevar a casa y acostándola en la cama se orinó encima, la limpiamos y la acostamos. Durmió toda la noche en la misma posición y con ronquidos  fuertes. Por la mañana intentamos despertarla para darle el desayuno y no respondía. Llamamos a la UVI móvil y nos dijeron que nuestra madre había entrado en coma. ¿Qué cuanto tiempo llevaba así? Le contestamos, que la trajimos del  hospital,  que no se podía mantener en pie, con la medicación que le habían dado y la acostamos, hasta esta mañana. Nos confirmaron que nuestra madre estaba muy grave, se la llevaron al Hospital Costa del Sol en (Marbella). Allí no tenian, ni tienen ningún medio para atender pacientes con traumatismo craneoencefálico y estuvimos esperando más de 5 horas a otra ambulancia, para trasladarla al Hospital Carlos de Haya, (que no comprendo por qué no la llevaron de primero a  este hospital). Ahí la operaron, pero ya no se pudo hacer nada, porque el derrame era muy avanzado y no se había cogido a tiempo. Nuestra madre A.M.C.P. fallecía 15 días después en un largo, trágico y agonizante coma, con 51 años de edad, tres hijos y cuatro nietos, en la mejor etapa de su vida. Tras haber  cotizado más de 20 años a la Seguridad Social,  los médicos del hospital Costa del Sol no le hicieron ni una simple radiografía, ni un TAC, ni absolutamente nada. Solo se dedicaron a darle el alta, una y otra vez, una y otra vez, mientras que nos aseguraban que estaba perfectamente bien. El hospital Costa del Sol realizó la autopsia,  sin análisis de sangre, ni nada, dictaminó que mi madre venía bebida y que por eso le dieron el alta todas las veces. Y si hubiera sido así, cosa que no es,  tendrían que haberle hecho todas las pruebas necesarias puesto que una persona en ese estado puede ocultar otros síntomas de mayor gravedad. A nuestra madre no la trataron ni como a una persona  que va bebida, escurrieron el bulto y la mandaron a casa como a un perro, una y otra vez, una y otra vez sin haberle hecho ni una simple radiografía, dejándola de la mano de Dios con unos dolores  fuertísimos de cabeza y atiborrándola de calmantes para que se quejara lo mínimo. Para nosotros y toda nuestra familia esto se llama ASESINATO.  Por eso le hicimos la autopsia por lo privado, que certifica que ha habido una mal praxis por parte de todo el grupo médico que la atendió, desde urgencias hasta el Otorrino del siguiente día. Según nuestra autopsia realizada por el forense Frontela, cita que: - los médicos han confundido un traumatismo cráneo-encefálico con una persona que va bebida, que tiene los mismos síntomas;- ¿Por qué no le hicieron una simple radiografía? Si se la hubiesen hecho,  hubiera tenido un 90% de probabilidades de sobrevivir.

Esperando la tercera autopsia para acabar ya de una vez con este calvario que estamos viviendo, recibimos una carta del Fiscal donde nos indican que hay una demora con la autopsia de la Sra. A.M.C.P., porque se han equivocado de cadáver y nos facilita en esta carta la identidad del otro cadáver. Soy uno de los hijos de la víctima, Si tiene alguna duda o necesita alguna documentación (Autopsia, carta del Fiscal disculpándose por la equivocación del cadáver,  tlf. de nuestra abogada….), no dude en ponerse en contacto conmigo, quedo a su entera disposición. Muchas gracias de antemano.  

carta-icono

Nuestro hijo, nació el 1 de diciembre de 2008, fue un embarazo normal al igual que el parto que se adelantó 10 días y no me dieron ningún punto. CHRISTIAN pesó 2,760 kg y midió 49 cm y su revisión general fue normal. Su test de apgar fue de nueve el primer minuto y de diez a los diez minutos, solo le vieron un soplo sistólico la cual la cardióloga, tras la revisión nos dio cita el 4 de marzo de 2009, entonces nos dieron el alta y el día 11 de diciembre de 2008. Mi hijo  fue dado de alta en la seguridad social y le asignaron la pediatra Dña. .............. en el centro de salud calle Parla numero 16. Nos dieron cita para su primera revisión el 22 de diciembre de 2008 para la revisión de quince días cuando mi bebé ya tendría 23 días; no me podían dar antes porque ya había muchos pacientes. Acudí una semana antes para que me mirara al bebé que tenia un ojo hinchado y legañoso y lloraba mucho de noche. Me dijo enfadada que no era urgente, que le masajeara la nariz y que tendría cólicos.

En su primera revisión el 7 de enero, Dña ........ solo le pesó y midió. Me preguntó si el niño se movía ante ruidos y me mandó unas gotas “protovit”. Le comenté que el niño respiraba muy fuerte y que tenia siempre los pies y las manos frías a pesar de llevarle con manoplas y dos pares de patucos. Mostró indiferencia y me dió unas hojas de consejos sobre la lactancia materna y que ya le vería en la revisión de los 2 meses, pero el 14 de enero de 2009 le volví a llevar porque llevaba dos días devolviendo y solo había engordado 80 gr. La pediatra me dijo que cómo iba a estar malo con el buen color de piel que tenia!!, que como eramos padres primerizos nos preocupabamos demasiado. Entro otra pediatra Dña ............. que se ofreció a pesarle y tallarle y nos dijo que era por mi estrés, que le pesaría la próxima semana y si no engordaba le daría una ayuda de alimento. A la semana siguiente el niño engordó 40 gr, me dijo que nos esperaramos a su segunda revisión en unos quince dias. Al volver a casa, cuando estaba desvistiéndole para bañarle volvió a devolver y esta vez acudimos a urgencias del hospital INFANTA ELENA. Le explicamos que el niño llevaba dos semanas devolviendo mucho, que comí poco y cada dos horas que estaba muy irritable y que se asustaba mucho y que la pediatra no le miraba. Le realizaron un análisis de sangre, uno de orina y le pusieron una vía. La enfermera nos dijo que estaba muy irritable y no era normal, que tenia la piel ruticulada, que si tenia alergia a algo, lo cual le dijimos que no (que supieramos). Los análisis dieron normal nos dijeron que estuviera en observación 24 horas y que le llevásemos al día siguiente antes de las 8 de la tarde para hacerle una ecografía en la tripita, y al día siguiente fuimos a las cinco de la tarde. Le auscultaron, le tomaron la tensión, el pulso, le pesaron y al ver sus heces no le gustó el aspecto líquido y color que tenia, así que le hicieron un cultivo, y el niño tenia un rotavirus. Me llevaron a la sala de neonatos con la auxiliar ….. para ver como tomaba el pecho, le hicieron un electro en el corazón y detectaron algo raro, entonces nos mandaron de inmediato al hospital 12 DE OCTUBRE para ingresar y ser visto al día siguiente por el cardiólogo. El médico de Valdemoro envió al HOSPITAL 12 DE OCTUBRE el informe y los resultados del electro y las placas en un CD. Mi hijo  ingresó en la novena planta y durante toda la noche solo tomó el pecho dos veces, estaba muy cansado, le tuvieron toda la noche controlándole el pulso y la tensión. Por la mañana le tomaron la temperatura, le pesaron y le bañaron. Vino un médico para preguntarnos por qué nos habían mandado nuestro historial médico y el de nuestros padres. Después fuimos a que le viera la cardióloga y otros dos cardiólogos. Estuvo más de una hora y media  haciéndole una ecografía en el corazón y haciéndole mas de veinte fotos, y llego la fatal noticia de que nuestro hijo tenia un estrechamiento en el arco de la aorta, que el corazón estaba muy cansado y tenían que operarle de urgencia. Se sorprendió que la pediatra no le hubiera auscultado nunca, y esa imagen no podré olvidarla, nosotros llorando, asustados y nuestro bebé lloró desconsoladamente por primera vez lágrimas y devolvió bilis. Yo quise consolarle pero se lo llevaron deprisa a la UCI, a las dos horas salieron los cirujanos ................... para explicarnos la operación y nos dieron un 70% de que aguantara la operación. Nos dijeron que su corazón estaba fracasado y que le quedaban horas. Entramos corriendo a darle ánimos a nuestro bebé ya sedado. A las seis horas salieron los cirujanos para decirnos que la operación había ido bien y que había que esperar 48 horas para que su corazón empezara a coger fuerza pues estaba dilatado y así quitarle la extracosporia que hacia de corazón y pulmón. Pero tuvieron que reoperarle a los dos días ya que el corazón seguía dilatado y se estaba encharcando y a las 48 horas después de estudiarlo y reunirse los médicos decidieron operarle porque su corazón seguía sin responder. Le pusieron un balón para tapar la válvula aorta y descomprimir el corazón. Esperar a que el corazón esta vez cogiera fuerza y como último, hacerle una cirugía para dejarle un ventrículo. Tenían que arriesgarse a operarle y allí mismo en la UCI montaron el quirófano. Esa misma noche le dio una parada cardiaca y pudo soportarlo y al día siguiente, cuando entrabamos a verle a las 13 horas le estaba dando otro paro cardiaco. Le intentaron reanimar durante 20 minutos, hicieron todo lo posible por nuestro hijo pero ya había aguantado tres operaciones y dos paradas cardio-respiratorias. Su corazón no pudo mas, no se pueden imaginar la impotencia que se siente y sentiremos siempre al oir la noticia de que nuestro bebé había fallecido porque una pediatra que no quiso auscultarle ni hacernos caso cuando le insistíamos que nuestro hijo no estaba bien y como nos dijeron los médicos y cirujanos quince días antes, solo hubiera tenido que soportar una sencilla operación. Esa mujer seguirá tratando igual de mal a los demás bebés y yo no quiero que esas familias pasen por lo que nosotros hemos vivido. Ella tiene su familia, nosotros solo un nicho con un bebé de un mes y veintiocho días. Por favor ayúdenos a que no haya más casos así. Mi teléfono es…

 

carta-icono

"Muerte en un pasillo". Perdone esta intromisión. Soy enfermer@ de urgencias del Virgen del Rocío desde hace años y he trabajado en otros servicios de urgencias. ¡Y LO QUE VEO EN ESTE SERVICIO NO LO HE VISTO NUNCA!. Prefiero mantener el anonimato ya que aquí la represalia y el acoso es lo que impera al denunciante o al discrepante.

Estoy siguiendo de cerca el caso del sangrante en el pasillo (D. ................) que tanto revuelo está armando en la prensa. Hoy aparece que el Fiscal abre Diligencias y el Hospital que el trato fue correcto. El hospital miente. Yo no estuve presente ese día, pero sí me he informado bien. Puedo decirle que el paciente efectivamente acudió por fiebre, fue atendido por el Médico de Urgencias ................. quien diagnosticó una infección grave y que dado el mal estado general del paciente y el estado de debilidad, decidió pasarlo a observación para iniciar inmediatamente tratamiento antibiótico, ya que su demora empeora ostensiblemente el pronóstico, previo al ingreso hospitalario. Antes de pasar fue visto por la oncóloga de guardia Dña.................. que también indicó lo mismo.

Al llegar a Observación, el Coordinador de la misma,............... habló con la familia, le dijo que esperara fuera, que el ingreso estaba cursado y la cama preparada, por lo que la espera sería escasa. Mintió a la familia (ya que los ingresos tardan horas o días en producirse) como tantas veces se hace a los pacientes y familiares y se les devuelve a la sala de espera sin que el personal de consultas tengan conocimiento de ello ya que se opondrían, y los pacientes permanecen horas y horas sin atención, los cuidados y sin seguimiento ya que nadie sabe de su presencia ni nadie se hace cargo y lo familiares no saben bien a quién dirigirse en caso de complicación. Así el paciente estuvo escupiendo sangre antes de la hemorragia que finalmente acabó con su vida sin recibir atención sanitaria.

Debido a la práctica de limitar el ingreso en observación para evitar el colapso de ésta y disminuir el ingreso en planta, que ya ha sido denunciado tanto por el SATSE como por los médicos, los pacientes permanecen horas y días tanto en sala de espera como en sillones. Aquí, en esta sala permanecen sin las más mínimas condiciones de intimidad o higiene, hacinados, amaneciendo en no pocas ocasiones envueltos en sus propios excrementos y con un olor nauseabundo, ya que en muchas ocasiones son inválidos. Esto si que es degradante, más cuando como se ha denunciado media observación permanece vacía por fines economicistas, y en la utilizada hay en ocasiones muchas camas libres.

Esto sucede y se mantiene gracias a que le interesa a la Dirección del hospital y a que entre los médicos de urgencias hay castas y aquellos que se avienen a evitar el colapso de observación y el ingreso a cualquier precio obtiene suculentas recompensas tanto económicas como de horarios, puestos, cargas de trabajo y otras prebendas.

Quiero recordarle el caso del anterior coordinador que también por dejar un enfermo también oncólogico durante horas en consultas llamó a los médicos de puerta "ineptos y sinvergüenzas" por insistir en pasar a un enfermo grave a observación.

Actualmente l@s enfermer@s de urgencias de virgen del rocío, a través del SATSE, estamos protestando por la permanente masificación de la sala de observación, sin tiempos ni medios para tratar adecuadamente a los pacientes, a pesar de lo cual sigue cerrada media sala, estando totalmente preparada.

En el caso que nos ocupa no se si la hemorragia tiene o no que ver con la infección, o si fue la hemorragia, la infección o la suma de ambos lo que finalmente acabó con su vida, pero no es forma de morir para nadie en un pasillo si esto se puede evitar.

Le remito recortes de prensa con las denuncias previas y si es posible transmita esta información a la fiscalía

  carta-icono Buenas tardes,  somos cinco hermanas que hemos perdido a un hermano después de asistir al Hospital Dr. Negrín de Las Palmas de Gran Canaria. Nuestros nombres son ........................................... Nuestro hermano, .........., hubiese cumplido 48 años el día 14-01-09 y ésta es su historia:  Ingresa con fecha 15-12-08 a las 13.00 h. aproximadamente. Viene remitido en ambulancia, desde su ambulatorio de zona, cita en Sta. Mª de Guia. En principio, los familiares tenemos noción de que este traslado viene motivado por recurrentes y acusados episodios de vértigos y pérdida de noción espacial. Los familiares permanecemos a la espera de noticias, sin recibir ninguna pese a nuestra insistencia. Sobre las 20.30 de ese día 15-12-08, nos convocan para comunicarnos que se le daba el alta. Una doctora, de la cual desconocemos dato alguno por no habernos sido facilitado el papel del primer ingreso, nos comunica que se le había aplicado tratamiento para vértigos, porque "ellos sólo pueden tratar lo que viene diagnosticado en el documento que trae de su ambulatorio".Nos dice que no pueden hacer más por él, que se le da el alta y lo remite a su doctor de cabecera. Tras un intento de incorporarse, mi hermano cae desmayado en la misma sala de recepción de urgencias. Se le reingresa, después de nuestra insistencia. La siguiente noticia sobre nuestro hermano, la recibimos pasada la 01.00 de la madrugada y después de mucha insistencia por nuestra parte. Nos comunican que nuestro hermano había entrado en parada cardíaca, superándola para permanecer en estado crítico y en coma profundo. Nuestro hermano ............ se nos fue sobre las 12.22 h. del día 16-12-08. CONSIDERAMOS: -Se le trata de vértigos, obviando cualquier otro signo o síntoma que hubiese podido prever su estado real de gravedad. -Se le da el alta médica, derivando a su domicilio a un paciente que pocas horas después entra en parada y posterior coma, con resultado de muerte. -No se nos ha facilitado el documento del primer ingreso-alta, donde consten datos relativos a los facultativos que lo atendieron. Rogamos asesoramiento ante lo que consideramos un comportamiento negligente. Gracias de antemano. carta-icono

"Paralizado por no atender". En la mañana del pasado sábado día 8 del corriente mes de Noviembre, mi hermano .................. 39 años, ingresa en el Servicio de Urgencia del “Hospital Nuestra Señora de Valme” de Sevilla, adoleciendo un fuerte dolor de cabeza y el adormecimiento del brazo y pierna izquierda.

Atendido por el personal de Urgencias y realizadas diversas pruebas durante la mañana (Tab, Análisis, Ecografía del cuello y Radiografía), los Doctores deciden sobre el mediodía, quede ingresado en Planta para su observar su evolución.

A lo largo de esa misma tarde del sábado, se le repiten varias veces los episodios de dolor de cabeza y adormecimiento de las extremidades, esta vez, acompañado de dificultad para hablar, situaciones que ponemos cada vez y de forma inmediata en conocimiento del personal de planta. Solo ante el primer episodio fue asistido por una doctora, quien nos indica, que mi hermano esta muy nervioso, que lo dejemos solo para que se tranquilice y se le administra un pastilla para tranquilizarlo. El resto de episodios son atendidos por la enfermera, quien le tomaba la tensión y la temperatura. Esa noche la pasa tranquilo.

El domingo por la mañana, tras ducharse, nos manifestó tenia “hormigueo” en las extremidades, por lo que avisamos a la doctora, quien nos comento que el cosquilleo se debería a una mala postura al dormir.

Ya en la tarde del domingo, se le repiten de nuevo y en varias ocasiones el adormecimiento de las extremidades, esta vez, acompañado de rigidez de las mismas y pérdida del habla, además de explosiones de llanto. La doctora a la que informamos de los síntomas, nos indica que el motivo se debe al estrés, por lo que ordena le administren media pastilla para tranquilizarlo. A los pocos minutos de ingerir la medicación, mi hermano sufre el entumecimiento de ambos brazos y piernas, perdiendo totalmente la capacidad del habla. Mi hermana llama al personal de planta y acuden dos enfermeras, a las que informa del ataque y que este ha ocurrido tras tomar la medicación, a lo que una enfermera contesta que la causa no debe ser de la pastilla, ya que ayer tomo una completa. La enfermera recoge el envoltorio de la pastilla y se lo guarda en el bolsillo. Mi hermana solicita a las enfermeras avise a la doctora, pero estas se niegan alegando que acababa de irse, que como va a venir otra vez. Mi hermana les indica que los síntomas son distintos. Se marchan sin avisar a la doctora.

Esa misma tarde del domingo, una enfermera están presente durante otro ataque de mi hermano, que aunque quiere hablarnos, no consigue se le entiende nada, ante lo que la enfermera nos indica que mi hermano se esta burlando de nosotras.

Ya entrada la noche del domingo, mi hermano se orino encima y estando la enfermera cambiándole la cama sufre un ataque muy severo que lo deja inconsciente, a partir de lo cual, se le asiste y se le realizan diferentes pruebas, teniendo incluso que dejarlo con ventilación mecánica.

Desde las 4 de la madrugada que lo dejaron y hasta la 10 de la mañana en que  aparece el neurólogo, no se decide trasladar a la “UCI”. Sobre las 12:00 se traslada del centro para realizarle una resonancia.

Se nos informa de lo siguiente: Su hermano a sufrido un derrame cerebral que le ha dañado el tronco del encéfalo, que no tiene tratamiento y que el daño es irreversible. Mi hermano se encuentra en estos momentos con una perdida total de movilidad imposibilitado para poder hablar y tendiendo que ser mantenido con ventilación mecánica. Lo que considero más cruel de todo esto es, que no ha perdido su capacidad de entendimiento, que no ha perdido la vista, que lo ve y es consciente de todo a su alrededor, que es consciente de lo sucedido,  que es consciente de su situación. Sin otro particular, reciba con un cordial saludo.

Pages: 1 2 3 4 5