profile="http://gmpg.org/xfn/11"> Testimonios / Casos - Página 3 de 4 - Asociación el Defensor del Paciente - Negligencia Médica : Asociación el Defensor del Paciente – Negligencia Médica

carta-iconoPediatra de cabecera Doña ….., conocedora de la crisis de la niña, al igual que los médicos que atienden el consultorio Médico de Casar de Cáceres.

Entre los que se encuentra Doña ……., que en alguna  ocasión, por catarros sin importancia a su juicio, pero que derivaba con un volante al Hospital San Pedro de Alcántara.

El día 5 de Febrero de 2009 la madre lleva a ………………a la Guardería ……………….. Cáceres como de costumbre. En la guardería la directora Doña …………….., la cual conoce que  la niña tienes convulsiones febriles esporádicas.

A las 15:27 la profesora se dio cuenta que la niña se ahoga y convulsionaba, llevándola rápidamente al consultorio médico, la niña fue acompañada por dos profesoras Loli e Isabel, encontrándose allí de Guardia la Doctora …………. y el Enfermero…………………………..

Desde la guardería llaman al padre de la niña comunicando que la han llevado al consultorio médico, el padre de la niña llama a la madre a las 15:30 diciéndole que valla donde esta la niña.

Cuando la madre llega al consultorio médico encuentra a la niña convulsionando y con mucha dificultad respiratoria propia de la convulsión con las pupilas dilatadas y en muy mal estado, le pregunta al médico si le habían suministrado el estesolid a lo cual el medico dice que si, la madre le dice que debe ponerle otro por que por experiencia sabe que con una única dosis no reemitirá, la médico le dice que hay que esperar, la madre procede a quitarle la ropa, para que remitiera la fiebre, la médico dice que no lo hiciese por dice que la niña no tenia fiebre. La madre le dice al médico que si no se esta dando cuenta que la niña se esta poniendo morada a lo que la médico exclama “ah, es verdad”, entonces le pone un palito en la boca de los que se introduce para ver la garganta, la madre pregunta al médico si puede aspirarla por que se oía respirar a la niña con muchísima dificultad el médico dice que no de medios para ello, medios de los que dispones hasta una ambulancia convencional, como no le ponían oxigeno la madre le pidió que al menos usaran con su hija como en otras ocasiones se había hecho en el hospital facilitándole la reoperación con un ambu, el enfermero trajo una cánula para ponérsela en la garganta y el le dio el ambu a la madre cuando, la cual no tiene conocimientos de reanimación ni de primeros auxiliaos dado que no es su trabajo.  La madre le dice que no espere, que si espera más se lleva a la niña al Hospital, que allí si saben lo que hay que hacer, la médico dice que no, que no se puede llevar a la niña hasta que no se estabilice,  a todo esto el médico allí solo miraba a la niña sin ni siquiera controlar las constancia vitales, si tomar la tensión, si poner el termómetro, y si ayudar al el bebe a respirar facilitándoles la vía.

A las 15:41 llamó el padre al consultorio y aun se estaba atendiendo a la niña sin ni siquiera a ver dado aviso al 112 para al menos enviasen una ambulancia para el traslado del bebe al Hospital.

A las 15:52 llega el padre, la madre coge en brazos a la niña y le dice al médico que se la lleva al hospital. Metieron a la niña en la parte trasera de coche del padre y el enfermero no quiso viajar con los padres y dijo “es que este papa tiene muchas cosas en el coche”  por que allí no se estaba haciendo nada, en su propio coche, la niña llego al hospital a las 16:05 

En el hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, una vez lograran estabilizar a la niña correctamente, la derivaron a la UCI Pediátrica del Hospital Clínico de Salamanca, donde 5 días donde se hizo todo lo posible e imposible, la niña fallece

¿QUÉ LE HABRÍA COSTADO AL MÉDICO O AL ENFERMERO DEL CONSULTORIO DE CASAR DE CÁCERES LLAMAR POR TELÉFONO A UNA AMBULANCIA E IR AGILIZANDO EL TRABAJO A LOS PROFESIONALES DEL HOSPITAL AL MENOS COGIENDO UNA VÍA QUE TARDARON MUCHO EN COGER POR EL ESTADO DE LA NIÑA?,

¿ESTAMOS SEGUROS CON LOS MÉDICOS Y ENFERMEROS QUE NOS ATIENDEN? 


carta-iconoOTRA MUERTE  POR EL  MISMO ERROR QUE EL BEBÉ RAYAN
Buenas tardes, mi nombre es A.G. y en diciembre del 2007 fui madre de una niña que nació con 37 semanas de gestación aparentemente normal. Aunque a las 2 horas del nacimiento se dieron cuenta que la niña tenía un problema de asimilación de glucosa. A raiz de ese problema se la llevaron a cuidados básicos para controlarla e intentar que sus niveles de glucosa en sangre aumentaran. Estando allí cometieron el error de introducirle alimento en vena (el mismo error que se ha cometido con el bebé Rayan).

La cuestión que la niña falleció a las 23 horas de su nacimiento por parada cardio-respitoria.
El hospital (Materno Infantil de Granada) nos comunicó desde el principio este error pero también nos dijo que no había sido la razón del fallecimiento. Una vez que tuvimos todos los resultados de la autopsia lo pusimos en conocimiento de un abogado para quedarnos tranquilos y según su gabinete la respuesta fue la misma. Pero que decir que siempre te queda la duda, y ahora nos saltan mas dudas viendo los casos en televisión y haciéndonos creer que son errores puntuales, pues no, han sucedido mas veces.
No hicimos ningún tipo de reclamación, pues no se, quizás queríamos terminar con todo lo sucedido y seguir para adelante. ¿se puede hacer algo todavía? aunque sea una sanción administrativa por parte del hospital a la enfermera que cometió el error, ¿se puede hacer algo ?


 

carta-iconoFALLECIMIENTO TERRIBLE DE UN BEBÉ.

Se trata de unos hechos que ocurrieron el 30 de Noviembre de 2006, en el Hospital de la Cruz Roja de Ceuta, propiedad de INGESA, cuando una mujer dio a luz a dos gemelos; la niña pesó al nacer 490 gramos y el niño 470 gramos y con 24 semanas y media de gestación.

Los médicos de guardia no eran ginecólogos ni pediatras, sino simples médicos de medicina, sin consultar con los progenitores ni nada; decidieron que los niños no eran viables y por tanto, sin autorización de los padres decidieron no meterlos en la incubadora ni alimentarlos, dejándolos morir sin más, informando a los padres que iban a tener una vida de tan sólo diez minutos y que intentar intubarlos y alimentarlos, servía sólo para «alargar el sufrimiento»; sin embargo, contra todo pronóstico, lo cual demuestra que hubieran podido sobrevivir, la niña vivió 22 horas y el niño 12 horas, debatiéndose entre sufrimientos y lloros.

Se da la circunstancia que incluso los abuelos pidieron ver a los críos y se le facilitó por la matrona que pudieran verlos, y cuando la abuela vio a los niños titiritando, lo intentó tapar con la sabanita, que había llegado del parto, que estaba incluso manchada de sangre, a lo que la matrona se opuso diciendo que había recibido órdenes tajantes de no abrigarlos, alimentarlos, ni calentarlos, para evitar un inútil sufrimiento y alargamiento de la vida. 

Para más INRI, el hospital dijo que se iba  a hacer cargo del entierro y a día de hoy todavía no le ha dicho a los progenitores en qué sepultura los han enterrado o si los han incinerado. 

La familia mantiene la acusación particular por lo que entiende  ha sido una clara denegación de asistencia sanitaria, hurtando los licenciados en medicina la decisión de los progenitores, sobre si se debía o no intentar salvar la vida de sus hijos.

Ya que ellos lo hubieran tenido, incluso si los niños hubieran sobrevivido con algún tipo de problema de salud. 

Es un caso escalofriante que desde luego tiene su origen en poner al frente de un servicio a facultativos sin preparación profesional ni cualificación.

Pages: 1 2 3 4