Desde la asociación el defensor del paciente queremos poner en conocimiento de afectados de cualquier negligencia médico-sanitaria, que si ven una web u otra forma de publicidad, diciendo que son el Defensor del Paciente entidad pública privada o abogados del “defensor del paciente,” omitan esta información y consulten con nosotros. El plagio e intento de captación de “clientes” por parte de alguna entidades y/ o abogados nos obligan a hacer esta advertencia.

 

EL DEFENSOR DEL PACIENTE COMO PONE EN NUESTRA WEB SOLO EXISTE UNO CON ESTE NOMBRE, ES DE AMBITO NACIONAL REGISTRADO Y PATENTADO http://www.negligenciasmedicas.com/patente/ 

El Defensor del Paciente, desafortunadamente lo que más recibe son negligencias Médico-Sanitarias, para ello disponemos de un equipo de abogados que colaboran con la Asociación y que cubren toda España.

Son especialistas en derecho sanitario y disponen de médicos especializados en la práctica de Valoraciones Periciales Médicas, así como en la emisión de los oportunos Informes Médicos especialistas en la patología que haya ocasionado la negligencia para la defensa en los correspondientes procedimientos legales. 

 

Que un tercero, sin derecho previo* y sin consentimiento del titular registral, utilice en el tráfico un signo idéntico o parecido a la marca no pudiendo distinguir servicios idénticos o semejantes.

Si concurren las circunstancias señaladas en el artículo de referencia, podremos en defensa de nuestro derecho de marca, entablar las acciones legales previstas en los artículos 40 y 41 de la Ley de Marcas. Destacar, que la demanda no solo se basaría en la infracción del derecho de marca, sino también en actos de competencia desleal: actos de confusión, y aprovechamiento de reputación ajena, todos ellos previsto en los Art. 6,11 y 12 de la Ley de Competencia Desleal 29/2009, que modifica la Ley de Competencia Desleal de 3/1991, de 10 de enero.

La concurrencia en el mercado de dos signo distintivos idénticos para servicios o productos similares y, pertenecientes a personas diferentes, genera un evidente riesgo de confusión en las personas.

No se debe permitir, que personas sin legitimidad se aprovechen de la reputación de una marca registrada y del esfuerzo y trabajo de su titular.